Recomendaciones en Ajedrez 365

jueves, 4 de septiembre de 2014

El ataque con enroques opuestos (II)

Partidas modelo sobre el ataque con enroques opuestos (II)


Bent Larsen vs Lubomir Kavalek
Torneo de Solingen 1970
India de Rey [E90]


1.c4 Cf6 2.Cc3 g6 3.e4 d6 4.d4 Ag7 5.Cf3 O-O 6.h3 e5 7.d5 Ch5 8.Ch2 Af6

El objetivo de esta jugada es cambiar el alfil y dejar al blanco con el alfil malo de f1.

9.Ae2 Cg7 10.h4! Axh4 11.Dd2! (ver diagrama)

Partida de ajedrez Larsen - Kavalek, 1970, posición después de 11.Dd2
Posición después de 11.Dd2

Esta jugada es clave, Larsen no solo impide el cambio sino que al abrirse la columna se van a crear amenazas directas sobre el rey contrario.

11…h5 12.Dh6 Ae7 13.g4

Parece peligroso el encierro de la dama, pero esta circunstancia no va a poder aprovecharla el negro por el poco espacio del que dispone.

13…g5?! (ver diagrama)

Partida de ajedrez Larsen - Kavalek, 1970, posición después de 13...g5
Posición después de 13...g5

Se imponía jugar 13…Te8.

14.gxh5 f5 15.Ad2 f4 16.O-O-O Cd7 17.Tdg1 Tf7 [es algo mejor 17...Cc5 pero la posición negra es ya muy inferior] 18.Cf3 Cf8 19.Cxg5 Tf6 20.Dxg7+ Rxg7 21.Ce6+ Rh7 22.Cxd8 +-

La ventaja del blanco es ya decisiva, las negras han parado el ataque pero llegan a un final sin esperanza de salvación. Conviene notar que las negras han frenado la violencia del asalto blanco refugiándose tras un peón enemigo, es aconsejable tener presente este recurso en este tipo de ataques.

La partida continuó como sigue:

22…Axd8 23.Ag4 Axg4 24.Txg4 Tf7 25.f3 Cd7 26.Ae1 a6 27.Cd1 Af6 28.Cf2 Tg8 29.Txg8 Rxg8 30.Cg4 Th7 31.Af2 Rf7 32.b4 b6 33.Rd2 Ae7 34.Rd3 Th8 35.a4 Ta8 36.Ch6+ Rf8 37.Tg1 Re8 38.Tg8+ Af8 39.Ah4 a5 40.b5 Cc5+ 41.Rc2 Cxa4 42.Cf5 Rf7 43.Tg1 1-0

Mikhail Tal vs Dieter A. Mohrlok
Torneo de Varna Olm 1962
Defensa Siciliana, ataque Rauzer [B63]


1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 d6 6.Ag5 e6 7.Dd2 Ae7 8.O-O-O O-O 9.Cb3 Db6 10.f3 a6 11.g4 Td8 12.Ae3 Dc7 13.g5 Cd7 14.h4 b5 (ver diagrama)

Partida de ajedrez Tal - Mohrlok, 1962, posición después de 14…b5
Posición después de 14…b5

Hasta aquí todo ha seguido por cauces normales llegándose a una típica posición de ataque con enroques opuestos, ahora es el momento en que Tal nos muestra de forma magistral la manera de abrir las columnas “g” y “h” para su ataque.

15.g6! fxg6 16.h5 gxh5 17.Txh5 Cf6 18.Tg5 Ce5 19.Dg2 Af8 20.Ae2 Cc4 21.Axc4 bxc4 22.Cd4 Tb8 23.Th1 Tb7 24.Th6! (ver diagrama)

Partida de ajedrez Tal - Mohrlok, 1962, posición después de 24…Th6!
Posición después de 24…Th6!

Empiezan a verse los efectos de las columnas abiertas. Como ejercicio os dejo que calculéis como continuaría el blanco si ahora las negras juegan 24…g6.

24…Rf7 25.Th4 Db6? [Mohrlok no da con la mejor defensa 25...Ad7] 26.Cd1 Dc7 27.f4 h6 28.Tg6 Te8 29.f5 e5 [Se imponía jugar 29...exf5] 30.Cc3! Dd8 31.Cc6 1-0

Rudolf Spielmann vs Simon Rubinstein
Torneo de Viena 1933, ronda 4
Gambito de dama rechazado [D55]


1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 d5 4.Cf3 Ae7 5.Ag5 O-O 6.e3 b6 7.Ad3 Ab7 8.Axf6 Axf6 9.cxd5 exd5 10.h4 c5 (ver diagrama)

Partida de ajedrez Spielmann - Rubinstein, 1933, posición después de 10…c5
Posición después de 10…c5

Spielmann tiene todo a su disposición para empezar con los sacrificios a los que era tan aficionado. Tras la siguiente jugada Spielmann escribe: “El sacrificio no debe apreciarse solo desde el punto de vista de la seguridad, sino principalmente por los peligros que el propio sacrificio encierra…”

11.Axh7+! Rxh7 12.Cg5+ Rh6 13.Dd3 g6 14.h5!

De esta manera se restringe la seguridad del rey.

14…Axg5 [A pesar de su apariencia altamente arriesgada, quizás hubiera sido mejor sacar el rey a pasear y jugar 14…Rxg5] 15.hxg6+ Rg7 16.Th7+ Rf6 17.O-O-O! (ver diagrama)

Partida de ajedrez Spielmann - Rubinstein, 1933, posición después de 17.O-O-O!
Posición después de 17.O-O-O!

Aquí Spielmann vuelve a escribir: ”Con f4 hubiera recuperado pieza pero el ataque cesa, los peones, especialmente el de g6, junto a la expuesta situación del rey de Rubinstein, son suficiente compensación por el material sacrificado, ya que en el ataque lo que no se emplea en el mismo solo tiene valor material…”

17…c4 18.De2 Re7 19.f4 Af6 20.e4! dxe4 21.Cxe4 Rd7 22.d5 Ca6 23.g7 Tg8 24.Th6! Axg7 25.Td6+ Rc7 26.Dxc4+ Rb8 27.Txd8+ +-

La ventaja del blanco ya es definitiva. El resto es simple cuestión de técnica.

27…Txd8 28.Rb1 Cc7 29.d6 Ce6 30.f5 Axe4+ 31.Dxe4 Cc5 32.Dc6 Tc8 33.Dd5 Td8 34.Dxf7 Td7 35.Dg8+ Rb7 36.Dd5+ Rb8 37.Dc6 a5 38.Dxb6+ Cb7 39.Dc6 Td8 40.Dc7+ 1-0

Spielmann cerró los comentarios de esta partida con una frase que a mí personalmente me encanta: ”La estrategia moderna del ajedrez implica cierta pusilanimidad en la conducción del ataque.”

Estas dos últimas partidas de ajedrez nos permiten concluir que el asalto con los peones obliga, en ocasiones, al rey a salir al centro. Esta circunstancia, aunque no es una mejora posicional, sí que consigue cambiar el tipo de lucha.

Artículos relacionados:
El ataque con enroques opuestos (I)
El ataque con enroques opuestos (III)

2 comentarios:

cavernícola dijo...

Hola, muy bueno el artículo. En la partida de Larsen no entiendo por qué el negro no juega 15...Tf6 encerrando a la dama blanca.

José Luis Pérez dijo...

Cavernícola, después de 15...Tf6 sigue 16.Dxg5 con clara ventaja del blanco. La torre en f6 intercepta la acción de su propio alfil defendiendo d5 habilitando a la dama blanca para su captura.



Jugar al ajedrez