Recomendaciones en Ajedrez 365

miércoles, 27 de abril de 2016

Clasificación del Problema de Ajedrez (III) - Problemas Inversos (Auto-Mate)

Ni siquiera en la muy afamada enciclopedia “on-line”, Wilkipedia, se puede encontrar una sola línea de texto dedicada a explicar los pormenores de las exigencia con que se rigen este o cualquier otro tipo de problemas de ajedrez. Solo se puede encontrar unas breves definiciones de sus enunciados respectivos.

Problemas Inversos o de Auto-Mate

Los Problemas Inversos, también conocidos como Auto-mates, son en realidad problemas directos que persiguen un fin contrario, es decir, su objeto está destinado a que las blancas obliguen a las negras a darles mate.

Su enunciado suele ser: Juegan blancas y obligan a las negras a darles mate en N jugadas

A principio del pasado siglo fueron casi tan prodigados como los directos, pero su construcción fue decayendo lentamente ante el inexorable agotamiento de las ideas, y también ha influido en este hecho otro importante factor, el cual no es otro que la escasez, cada vez mayor, de certámenes en donde los compositores podían concursar la valía de sus obras. La gran prensa internacional fue, del mismo modo, aparcando su publicación, pues no interesaban al gran público que consumía sus ejemplares. No era interesante, para este consumidor, aquellos problemas que se manifestaban contrarios a las normas y a las reglas del normal juego del ajedrez.

Pero mientras estuvieron en su cúspide se forjaron magníficas composiciones, que son y serán siempre admiradas entre las más bellas páginas de los anales del ajedrez.

En sus principios, mucho tiempo atrás, estos problemas carecían de variantes y las construcciones se sustentaban casi exclusivamente de jaques. Posteriormente los compositores ampliaron su filosofía temática y los fueron engrandeciendo dotándolos de las mismas estructuras que los directos, pues se apercibieron de que una idea en concreto era capaz de ser tratada en ambas modalidades. No es de extrañar, pues, que en estos principios el valor de N, alcanzase fácilmente los dos dígitos, mas hoy día los buenos ejemplares se balancean entre las dos y las tres jugadas.

Si denominamos como un “tiempo” cada uno de los movimientos que se realizan en el tablero, el problema directo se realiza en tres tiempos. B + N + B, mientras que los inversos en dos jugadas, emplean cuatro tiempos, B + N + B + N. En este último “tiempo”, las negras deben de ejecutar el jaque mate.

Del mismo modo que en las composiciones directas, los problemas inversos pueden presentarse en la doble modalidad de ataque o bloqueo. En ambos casos suelen presentar posiciones iniciales con muchas piezas, en especial los de bloqueo, en los que se emplea como recurso primordial el uso de piezas clavadas o intercluidas.

Veamos una composición inversa de bloqueo.

Auto-mate en 2 de Pedro Riera y Riquer, 1899
Pedro Riera y Riquer
Ruy López - 1899 (?)
AUTO-MATE EN 2
(7 + 9)


Su solución es:

Clave 1.Dc5 (obsérvese los escasos movimientos que les restan al bando negro). Y ahora si:

1…Ra5 2.Db4+ Txb4++
1…Da5 2.Cc3+ Dxc3++
1…bxc5 2.Axb5+ Dxb5++
1…Cc6/d7 2.Db5+ Dxb5++


Es también de principal observación la técnica utilizada a menudo en este tipo de composiciones, que podríamos definir de modo general como:
1º Tiempo: Clave de ataque con amenaza / Jugada de bloqueo.
2º Tiempo: Defensa Negra a la amenaza / Movimiento obligatorio de negras.
3º Tiempo: Jaque al rey negro que posibilita la anterior jugada negra.
4ª Tiempo: Captura obligada de la pieza que ha dado el jaque y que implica a su vez dar mate al rey blanco, ya sea de forma directa o indirecta.

Veamos ahora otra composición en la que se especula con el jaque mate a la descubierta y en el que la defensa negra genera, en cada uno de sus movimientos, una casilla de escape al rey negro para no verse forzadas a mover la torre.

Auto-mate en 2 de E. Holladay, 1960
E. Holladay
Torneo de la B.C.F. - 1960
1º Premio
AUTO-MATE EN 2
(12 + 8)


Su solución es:

Clave 1.Ce4 amenazando 2.Cf4+ Txf4++. Y ahora si:

1…Ce5 2.Cf6+ Txf6++
1…Ce7 2.Cc3+ Txc3++
1…Cxb3 2.Dxb3+ Txb3++


Desde los principios de este tipo de problemas se ha intentado distinguir dos géneros de posición, dependiendo de que el cuadro de mate del rey blanco esté conformado o no lo este. Se entiende por cuadro de mate conformado la posición en la cual este rey blanco se halle totalmente inmovilizado.

Las composiciones en las cuales el rey blanco no se halla inmovilizado son tanto más difíciles de componer y de ser resueltas, ya que el cuadro habrá de ser formado durante el desarrollo del problema, actuación que resulta bastante difícil en las composiciones en dos jugadas.

Es de hacer notar que los dos problemas que anteceden se consideran de cuadro de mate conformado, ya que basta quitar o desplazar la pieza intercluida, en estos casos la torre, para que el rey blanco se halle en situación de inmovilidad total.

En general los problemas de Auto-mate son muy susceptibles de ser condicionados para ampliar la dificultad ya muy alta de su composición, y citaremos aquí el condicionante que para este año ha dictado la WCCT (*) para su 10ª edición anual:
“La composición deberá presentar al menos dos variantes en que el mate se obtenga desde una misma casilla pero con diferentes piezas.”

(*) WCCT (World Chess Composition Tournament), programado por World Federation For chess Composition, organismo de la F.I.D.E.

Existe una singularidad conocida como problemas reflejo o reflejados, problemas que consisten en un planteamiento inicial en el que ambos bandos obligan a su contrario a darles mate, pero creemos que deben clasificarse en el sub-grupo de los denominados no ortodoxos.

Terminaremos el presente apartado presentando una simpática, didáctica y no muy difícil composición de Auto-mate en tres movimientos de tipo Meredith con cuadro de mate conformado.

Auto-mate en 3 de Joseph Ney Babson, 1880
Joseph Ney Babson
New York Klipper - 1880
AUTO-MATE EN 3
(7 + 4)


Su solución es:

Clave 1.Th2 bloqueo. Y ahora si:

1…b4 2.Th.g2 b3 3.Af2 b2++
1…bxc4 2.Tb3+ cxb3 3.Af2 b2++


Podríamos decir que da la impresión de que el rey blanco fuese un inmenso imán y el peón negro una pequeña marioneta forjada con limadura de hierro.

José Antonio López Parcerisa
Miembro de la SEPA
Sociedad Española de Problemistas de Ajedrez


Artículo anterior: Clasificación del Problema de Ajedrez (II) - Problemas Directos

2 comentarios:

Unknown dijo...

Sin duda estamos celebrando la parte más artística, pero a la vez matemàtica, o mate màgica, de este jeugo.

Felicidades por el árticulo !

Joan Ramon Piqué dijo...

Siempre que veo un automate me viene a la mente aquel vasallo con hermosa esposa jugando a perder contra su tirano para eliminar argumentos de enfado y sobre todo de "venganza".
Una maravilla. Espero algún día ser capaz de componer alguno.



Jugar al ajedrez