Recomendaciones en Ajedrez 365

lunes, 5 de septiembre de 2016

XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958, gran victoria de Arturo Pomar, Àngel Ribera brillante subcampeón

Durante los días 26 de junio al 10 de julio de 1958 -tal como veremos en una copia de los folletos propagandísticos- se desarrolló en Valencia el XXIII Campeonato Individual de España de Ajedrez. El marco escogido para la celebración fue el Salón de Exposiciones del Ateneo Mercantil. Un día antes, en la noche del 25 de junio tuvo lugar, en el Salón de Actos del Ayuntamiento, el sorteo del número correspondiente a cada jugador. Estaba previsto un descanso, el 3 de julio, al finalizar la primera vuelta.

Arturo Pomar, vencedor del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Arturo Pomar, el vencedor
(Foto: Archivo)

Como era costumbre en la época, aquí no faltaba nadie en la lista de los diferentes comités, tanto si eran ajedrecistas como si no. Así, de esta forma, nos damos cuenta de que los verdaderos organizadores del certamen quedaban relegados en la cola de los mismos, como si su organización y/o colaboración no hubiese sido lo suficiente importante como para que figurasen en la cabecera de ellos. Tanto el presidente de la Federación Española de Ajedrez, Agustín Pujol Sivil, como el delegado de la misma, el ínclito Brígido Chamero Cano, y también José Montagut Richart y Joaquín Maldonado, presidentes de la Federación Valenciana de Ajedrez, el uno, y del Ateneo Mercantil, el otro, respectivamente, fueran unos meros comparsas. Ya sabemos todos como se escribe la historia.

Los organizadores del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958 Agustín Pujol y Brígido Chamero
Agustín Pujol y Brígido Chamero
(Foto: Archivo)

Los programas del torneo


Veamos, pues, dos de dichos encartes donde se especifica claramente todo lo relativo al torneo.

Comité de Honor del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Personajes que figuraban en el Comité de Honor
(Foto: Archivo)

Comités del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Personajes que figuraban en el Comité Ejecutivo,
de Dirección y nómina de participantes

(Foto: Archivo)

Román Torán no participó en el torneo. Sin embargo le vemos en los programas del mismo actuando como Director Técnico. Y, como siempre, sus crónicas periódicas con comentarios cualificados podían leerse en La Vanguardia.

El ajedrecista Román Torán Albero
Román Torán Albero
(Foto: Archivo)

Las clasificaciones


Y ahora, antes de continuar, veamos diversos detalles de la clasificación final. El primero de ellos se debe a las anotaciones que Àngel Ribera fue tomando a medida que se producían los resultados. Los otros dos contienen el orden de clasificación según el sorteo inicial y por puntuación final.

Clasificación del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958 elaborada a mano
Anotación manual debida a Àngel Ribera
(Foto: Archivo)

Clasificación según el orden del sorteo inicial del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958 elaborada a mano
Clasificación final por orden de sorteo inicial

Clasificación según orden de puntuación del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958 elaborada a mano
Clasificación final por orden de puntuación

Y en la puntuación progresiva por rondas nos daremos cuenta de cómo se comportaron cada uno de los jugadores, con todos sus altibajos. Los peores inicios fueron los de Cherta y Ribera. Y los mejores de Pomar y Farré. Este último sufrió un descalabro en la segunda vuelta.

Clasificación progresiva del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958 elaborada a mano
Puntuación progresiva
(Fuente: Archivo)

Veamos ahora algunas fotos de los protagonistas con diversos comentarios sobre cada uno de los participantes.

Arturo Pomar, que pertenecía a la Federación Castellana y en aquellos momentos ostentaba el título de Maestro Internacional, culminó un gran torneo imponiéndose con gran autoridad. Hasta este momento había quedado tres veces campeón de España: 1946-Santander, 1950-San Sebastián y 1957-Zaragoza.

Tres puntos de ventaja sobre el segundo clasificado lo explican todo. No obstante pasó dificultades en algunas partidas. Sobre todo frente a Llorens y Pardo, y también en la segunda de las partidas contra Francisco José Pérez que, a estas horas, aún no me queda claro cómo pudo perderla… a no ser que el reloj le traicionara.

El ajedrecista Arturo Pomar Salamanca
Arturo Pomar Salamanca
(Foto: Archivo)

Àngel Ribera empezó mal, perdiendo las tres primeras partidas y únicamente consiguió 3½ puntos en la primera vuelta. Nada hacía presagiar que culminaría una segunda vuelta excelente obteniendo 5 puntos más, perdiendo únicamente contra Pomar y alcanzando el subcampeonato. Todo un éxito si tenemos en cuenta que para jugar este torneo debió pedir permiso a la empresa donde trabajaba y sus preparativos no fueron los más adecuados para librar batalla en una final de esta índole.

Eduardo Pérez contra Àngel Ribera en el XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Eduardo Pérez-Àngel Ribera
(en una de sus diversas confrontaciones)

(Foto: Archivo)

Francisco José Pérez tuvo de todo. Partidas que perdió por falta de concentración y otras en las que demostró su valía, como su victoria contra el campeón. En aquellos momentos aún no había obtenido el título de MI, pero sí los campeonatos de España de 1948-Murcia y 1954-Tarragona. Representó a la Federación Catalana.

El ajedrecista Francisco José Pérez Pérez
Francisco José Pérez Pérez
(Foto: Archivo)

Veamos la partida en cuestión. Una excelente producción:

Pérez Pérez, Francisco José - Pomar Salamanca, Arturo
[B68]
Campeonato de España Individual Valencia
Ronda 5ª, 30.06.1958


1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 d6 6.Ag5 e6 7.Dd2 Ae7 8.0-0-0

Como en la mayoría de sus partidas, Pérez la enfoca para ganar.

8...a6 9.f4 Dc7 10.Ae2 Ad7 11.Cb3 h6 12.Axf6 gxf6 13.Ah5 Th7

La situación de esta torre le causará importantes dolores de cabeza a Pomar.

14.The1

[14.Dd3 (ver diagrama) daba la impresión de ser más fuerte.]

Partida de ajedrez Francisco José Pérez - Arturo Pomar, posición después de 14.Dd3
Posición después de 14.Dd3

14...Ca5 15.Rb1 Cxb3 16.cxb3 Da5 17.Af3

[17.e5! (ver diagrama) era preferible, 17...fxe5 18.fxe5 Ac6 (18...Rf8 19.Df4+/- ) 19.Dc2 Tg7 20.b4 Dxb4 21.exd6+- ]

Partida de ajedrez Francisco José Pérez - Arturo Pomar, posición después de 17.e5!
Posición después de 17.e5!

17...Ac6 18.Dd4 Dc5 19.Dd3 0-0-0? (ver diagrama)

Partida de ajedrez Francisco José Pérez - Arturo Pomar, posición después de 19…0-0-0?
Posición después de 19…0-0-0?

[>=19...Tg7 ]

20.b4

[20.Cd5!! aún era mejor... 20...Rd7 21.b4 Df2 22.e5+- ]

20...Dxb4 21.Cd5! Axd5 22.exd5 f5

[>=22...Tg7 ]

23.dxe6 Af6 24.Dc2+ Rb8 25.e7! (ver diagrama)

Partida de ajedrez Francisco José Pérez - Arturo Pomar, posición después de 25.e7!
Posición después de 25.e7!

25...Te8 26.Tc1

[26.Te3 era otra alternativa.]

26...Thh8?

Esta torre ha estado en fuera de juego durante toda la partida y en este momento la jugada es mala.

[>=26...d5 27.Te3 (27.Axd5?! Thh8+/- ) 27...Txe7 28.a3 Db6 29.Tb3 Dd6 Y el negro aún resiste.]

27.Te3

Y el negro no tiene opciones.

27...Da5 28.Tb3 Txe7 29.Dc6 Dc7 30.Dxa6

1-0


Eduardo Pardo. De este notable y fuerte jugador de la Federación Gallega-Sur no disponía de ninguna fotografía. La imagen que veremos después se trata de una partida que sostuvo con el gran campeón aragonés Santiago Tejero Lamana. Fue el amigo Jesús Remis Fernández quién me facilitó el enlace en donde aparecía. Espero que los amigos aragoneses no se enfaden por haberla incluido en este artículo. Pardo era uno de los jugadores veteranos del certamen, que ya había participado en el de 1956 obteniendo una modesta clasificación. Pero en éste cumplió sobradamente. Tuvo a Pomar contra las cuerdas en la partida de la segunda vuelta. Puntuó contra todos sus adversarios, especialmente contra Pérez, que se llevó dos roscos. Únicamente Ribera consiguió doblegarle en sus dos partidas.

Partida de ajedrez Eduardo Pardo - Santiago Tejero Lamana, semifinal del Campeonato de España 1960
Eduardo Pardo (izq.) - Santiago Tejero Lamana (dcha.)
Semifinal Campeonato de España-1960 - Zaragoza

(Foto: http://www.ajedrezaltoaragones.com)

Miquel Farré es un caso insólito. En aquellos instantes era el subcampeón de España y sus partidas de la primera vuelta, a pesar de sus aperturas un tanto fuera de tono, presagiaban que como mal menor volvería a conquistar el subcampeonato. Una segunda vuelta desastrosa, donde únicamente consiguió medio punto de las últimas cinco partidas, tiraron por la borda todo el trabajo de la primera vuelta. ¿Poca ambición? ¿Falta de concentración por acumulación de torneos? Una pena, porque tenía talento para lograr el máximo galardón. Representaba a la Federación Catalana. Veamos, si no, el cuadro de puntuación al terminar la primera vuelta. O sea, después de la séptima ronda.

El ajedrecista Miquel Farré Mallofré
Miquel Farré Mallofré
(Foto: Archivo)

Clasificación ronda 7 del XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958 elaborada a mano
Clasificación después de la 7ª ronda

Eduardo Pérez representaba a la Federación Valenciana. En aquellos momentos era una de las grandes promesas de nuestro ajedrez. Había debutado hacía poco con el equipo de España en algunos encuentros contra selecciones de otros países. Destacaba por su juego altamente agresivo y combativo que hacían de él un adversario temido.

El ajedrecista Eduardo Pérez
Eduardo Pérez
(Foto: Archivo)

Tomás Llorens, de la Federación Alicantina, hubiera podido hacer un buen campeonato. Lástima de las tres rondas que no pudo intervenir por estar enfermo. No debió ser algo sencillo, puesto que incluso fue trasladado a su ciudad, Alcoy, y se temió que no pudiera concluir el certamen. Román Torán, en uno de sus artículos en La Vanguardia comentaba esta cuestión y añadía que posiblemente se tratase de fiebre tifoidea y que, si fuera así, veía casi imposible que pudiera continuar el torneo. Según parece su enfermedad no fue tan grave, pero sí que le privó de jugar tres rondas. Afortunadamente pudo incorporarse al inicio de la primera partida de la segunda vuelta. A pesar de todo esto aún pudo amargarle la existencia a Francisco José Pérez: 1½ de dos partidas, y no quedar el último. Por otro lado tuvo ventaja en el final contra Pomar de la última ronda, pero aceptó el empate. Era uno de los jugadores más combinativos y peligrosos de los que figuraban inscritos. Era la segunda vez que participaba en el campeonato de España.

En la imagen que sigue le vemos con el equipo del Club Ajedrez Alcoy, campeones de España por equipos del 1965.

Componentes del Club Ajedrez Alcoy en 1965
Club Ajedrez Alcoy
Campeón de España por equipos 1965
De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo:
Vicente Llorca, Eduardo Doménech y Tomás Llorens,
Ricardo Calvo, Jesús M. Díez del Corral y Fernando Iváñez.

(Foto: https://issuu.com/mafalcoi/docs/1994/152)

Pere Cherta Clos de la Federación Catalana, era del estilo de Àngel Ribera, a quién por cierto enseñó a jugar al ajedrez en los locales del Fútbol Club Martinenc, allá por el año 1924. Uno de los veteranos más fuertes y seguros, con un sólido estilo posicional, pero que en esta ocasión no estuvo a la altura que de él se esperaba. Solamente consiguió un resultado positivo contra Pardo.

El ajedrecista Pere Cherta Clos
Pere Cherta Clos
(Foto: Archivo)

La polémica está servida


En teoría la clasificación de Ribera acarreaba su integración a la selección nacional para disputar la olimpíada de Munich. Y digo en teoría porque en la práctica ya se encargó el novel seleccionador nacional, Vicente Almirall, (acababa de ser nombrado después de su cese como presidente de la Federación Catalana de Ajedrez, donde fue sustituido por el presidente del Club Ajedrez Barcelona, Ricardo A. Oller) de truncar sus ilusiones, dejándolo fuera de los seleccionados. Fue tal el revuelo y el malestar general que Almirall rectificó. Más bien, intentó cambiar el decorado de la película y se sacó de la chistera un “torneo nacional de entrenamiento”, que se jugaría en Barcelona, del 4 al 9 de agosto, en los lujosos locales del Café Vienés, sede del Club Ajedrez Paluzíe, con todos los mejores jugadores nacionales. Tal vez pensó que Ribera no alcanzaría un buen resultado y que su jugada quedaría impune. Pero ante el concurso de otros once jugadores nacionales, Jesús M. Díez del Corral, Santiago Martínez Mocete, Eduardo Franco, Augusto Menvielle, Joaquim Serra, Rafael Saborido -de regreso de tierras salvadoreñas-, Miquel Albareda, Pere Cherta, Jaime Lladó, Francisco José Pérez y Miquel Farré, obtuvo la máxima puntuación, cediendo solamente medio punto ante Díez del Corral.

Las palabras que Jordi Puig Laborda utilizó para encabezar uno de sus artículos en Destino decían: “Àngel Ribera, el más efectivo de los participantes”.

Cuadro de clasificación  del Torneo Nacional de Entrenamiento 1958
Cuadro de clasificación
(Foto: Archivo)

A pesar de todo, Vicente Almirall Castells no cambió de idea y dejó a Ribera fuera de la olimpíada, en favor de “su” amigo Jaime Lladó, que ni siquiera había competido en el campeonato de Cataluña ni en el de España, y que en este torneo de entrenamiento únicamente había vencido a Serra y Franco. Unas semanas más tarde, el nuevo presidente de la Federación Catalana, Ricardo A. Oller, -que lo era del Barcelona y, consecuentemente, conocía perfectamente a Ribera- organizó un acto de homenaje a Vicente Almirall y tuvo la osadía de invitar al mismo a Àngel Ribera. A esto se dice no tener mano derecha. Lógicamente Ribera no aceptó y las muestras de respeto de sus amigos no se hicieron esperar. El banquete, lógicamente, resultó moralmente deslucido por estar latente su arbitraria decisión como seleccionador.

Para un enamorado del ajedrez, todo esto, en un jugador no profesional, donde los torneos en los que participaba forzosamente tenían que robarle horas de sueño de su descanso laboral, fue un golpe terrible, y más en una persona humilde como Ribera, que comenzó a trabajar cuando aún no había cumplido los siete años, limpiando chimeneas, en aquella España negra de los comienzos de la primera guerra mundial, donde un trozo de pan valía su peso en oro, y había sufrido sus consecuencias. Pero en unos tiempos de libertad y de progreso no podían aceptarse estas decisiones dictatoriales que iban en contra de salvaguardar la ética, que en todo momento debe existir. Sé que Almirall hizo mucho por el Ajedrez, pero ello no le autorizaba a actuar de esta forma. El poder del dinero ya ocupaba entonces un lugar preferente.

En una confesión posterior, Ribera manifestó que había perdido su ilusión por el ajedrez. Se disgustó tanto que al poco tiempo causó baja de socio de su club, el Club Ajedrez Barcelona, porque entendió que no se le había dado el soporte debido. También dirigió diversos escritos a la Federación Española de Ajedrez -que obran en mi poder- en los que mostraba su descontento. Estos fueron contestados por su vicepresidente, Félix Heras, a título particular… pero con el membrete de la FEDA, en los que intentaba poner paz, pero sin esclarecer ninguno de los puntos que Ribera le había planteado.

En artículos anteriores sobre Àngel Ribera, publicados en este mismo blog, el primero fue Ribera 1909-1920 y el último de los cuales fue Ribera 1956-1996, ya comenté exhaustivamente toda esta cuestión.

Dibujo del ajedrecista Àngel Ribera
Àngel Ribera
(dibujo de autor desconocido)

(Foto: Archivo)

Jordi Puig Laborda, en un magnífico artículo en Destino, titulado “Movida actividad del ajedrez catalán en 1958”, decía, entre otras cosas y acerca de este tema, lo siguiente:

El periodista Jordi Puig Laborda
Jordi Puig Laborda
(Foto: Archivo)

“… Y precisamente debido a que la actuación del seleccionador siguió otros derroteros de los esbozados, dio lugar a que se creara una fuerte hostilidad en torno al equipo que se designara para actuar en Múnich. Es decir, concretando y dejando al margen otras consideraciones de menor importancia, que prefirió a un dudoso Lladó, que no había participado en los Campeonatos de Cataluña y de España, a un Ribera que se proclamaba subcampeón en ambos…”

El ajedrecista Jaume Lladó Lumbera
Jaume Lladó Lumbera
(en el centro de la polémica)

(Foto: Archivo)

“Esta apreciación inicial carecía ya de fundamento, según se desprende de lo indicado anteriormente y se hizo posteriormente evidente ante los éxitos que adornaron la actuación de Ribera, mientras Lladó no conseguía, por más esfuerzos que hacía, dar la sensación de estar en su mejor momento, Ribera se erigía como mejor jugador del torneo de entrenamiento de la selección nacional, -que por lo demás actuó mermada por las ausencias de Pomar y Torán, ambos considerados titulares indiscutibles, mientras Díez del Corral se afirmaba como imprescindible a pesar de que no podía contarse con él-, torneo que el propio seleccionador convocara para los primeros días de agosto. Ante el estado público que tomó entonces la cuestión se dieron las razones oficiales de no haberse tenido en cuenta la candidatura de Ribera porque ya se había presentado a la FIDE la lista de convocados. Pero como sea que el plazo concedido por la FIDE expiraba el 30 de julio y que el Campeonato de España se cerró el 10 del mismo mes, debe conceptuarse de improcedente, y hasta de personalista la selección presentada…”

“…Aun cuando pueda estimarse que el revuelo que se armó en torno a este asunto era mayormente de forma que de fondo, en el sentido que poco más podía tal vez esperarse de Ribera que de Lladó en Múnich, tiene la suficiente gravedad para sacarlo una vez más a colación, ya que de lo que se trata es de salvaguardar la ética y la importancia de unas pruebas que, dado que figuran como el máximo exponente del ajedrez nacional, deben tener ciertas prerrogativas de preponderancia. De otro modo la deserción será la norma, consolidándose la que ya se ha dado ante esta eventualidad. Y en el orden personal hubiera sido un justo galardón a un jugador que durante cerca de 30 años ha figurado en primer plano del ajedrez nacional…”

El seleccionador español de ajedrez en 1958, Vicente Almirall Castells
Vicente Almirall Castells
(el flamante seleccionador español)

(Foto: Archivo)

Creo que con todo esto queda claro la chapuza de Almirall. Y digo yo, ¿si el plazo concedido por la FIDE expiraba el 30 de julio, a qué viene a convocar el torneo de entrenamiento en el mes de agosto para seleccionar al equipo español? Y si aquí no podía ser, ¿por qué tampoco se le convocó para el torneo Clare Benedict, que debía jugarse algunas semanas después? Sobran las palabras.

Partidas XXIII Campeonato de España


Volviendo al tema del campeonato de España, veamos una de las páginas del cuadernillo donde se encuentran todas las partidas de torneo. Algunas de ellas contienen errores de difícil solución. Otros errores también figuran en otras partidas anotadas en El Ajedrez Español, pero espero que entre ambas fuentes haya podido grabar de forma inequívoca las 56 partidas que se disputaron y que figuran en el pgn adjunto. También he incluido 12 partidas que se jugaron en el torneo de entrenamiento posterior. Es todo lo que he podido localizar.

Partidas anotadas del IX Campeonato de España de Ajedrez 1958
Una de las páginas del cuadernillo
donde figuran las partidas del torneo

(Foto: Archivo)

Una de las cuestiones que para mí parecía una incógnita insalvable era conocer el detalle de la partida Tomás Llorens - Àngel Ribera, de la quinta ronda, que no figura ni en una pequeña memoria del campeonato, editada a ciclostil, donde he localizado el resto de todas las partidas, ni tampoco en el archivo de Ribera, ni en la revista Ajedrez Español, donde las partidas están mejor anotadas que en dicho cuadernillo. Por los comentarios que figuran en el recorte de Mundo Deportivo del día 3 de julio, que podemos leer a continuación, es posible que tal partida no llegara a disputarse, ni tampoco se jugaron aquellas en las que debía enfrentarse a Cherta y Pomar. O sea, Llorens estuvo enfermo durante el transcurso de las rondas 5, 6 y 7. Creo que el periódico del día siguiente, 4 de julio, explica claramente la actitud de los árbitros. De todas formas en siguientes ediciones de Mundo Deportivo se hablaba de la posibilidad que Llorens disputara dichas tres partidas. Una posibilidad que no llegó a producirse.

Recorte en Mundo Deportivo de 3 de julio de 1958 sobre el XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Mundo Deportivo 3/7/1958

Recorte en Mundo Deportivo de 4 de julio de 1958 sobre el XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Mundo Deportivo 4/7/1958

Y en el siguiente recorte del mismo periódico se da cuenta de los resultados de la última ronda y dela clasificación final.

Recorte en Mundo Deportivo de 11 de julio de 1958 sobre el XXIII Campeonato de España de Ajedrez 1958
Mundo Deportivo 11/7/1958

Más escudos de históricos clubs de ajedrez de Cataluña


Tal como vengo haciendo en alguno de los últimos artículos, en éste también incluiré más escudos de algunos otros clubs de Cataluña que en su día también tuvieron mucho que ver en el desarrollo del ajedrez catalán. Ya sé que no tienen nada que ver con este campeonato de España, pero también es cierto que si no aparecen en algún sitio se puede perder el conocimiento de esta pequeña historia de algunos clubs. Debajo de cada uno de ellos indicaré el nombre y el domicilio en el cual tenían su sede entre los años 1949 al 1952.

Peña d’Escacs Catalònia

Estaba situado en la calle Muralla, nº 9, en el Café-Granja “La Cervecería”, en Manresa. En el año 1951, que es de quién he localizado su emblema, el presidente era Miquel Xivillé. Más adelante cambiaron el nombre, situando la palabra Club en lugar de Peña. Si deseáis ver alguna información complementaria sobre este club, la encontraréis en el siguiente artículo: Primeros pasos del ajedrez en Manresa.

Escudo de la Peña d’Escacs Catalònia
Escudo de la Peña d’Escacs Catalònia

Club Ajedrez Alí-Bey

Su emblema la he encontrado en una carta del año 1949, visada por su presidente, M. Martín, y firmada también por el secretario, R. Ginesta. La sede social estaba en el Bar M. Sorolla, en la calle de Tánger, 197 -antes Alí-Bey-, de Barcelona.

Escudo del Club Ajedrez Alí-Bey
Escudo del Club Ajedrez Alí-Bey

Català Escacs Club

En una carta que conservo de 12 de junio de 1951, figura en su membrete el nombre de Catalán Ajedrez Club. Pero si no fijamos en su escudo veremos que las tres letras mayúsculas equivalen a su identificación en catalán. Eran los tiempos en los que no todo se podía hacer. Recuerdo haber jugado alguna de mis primeras partidas de campeonato en este club, uno de los más antiguos de Catalunya, en un local del Barrio de Sant Pere - Santa Caterina y la Ribera; en el distrito de Ciutat Vella, en uno de estas casas antiguas que parecía que amenazaban ruina, pero que todas sus paredes conservaban un cierto aire nostálgico y agradable. Esto era en la calle de Carders, nº 12, pral., de Barcelona

Escudo del Català Escacs Club
Escudo del Català Escacs Club

Club de Ajedrez Calaf

Por carretera existen aproximadamente 90 Km. de Barcelona a Calaf. Puede haber alguna variación según las vías que se tomen. Este club siempre ha tenido fuertes jugadores y el local social estaba situado en el año 1951 en la sede de “La Unión Calafina”

Escudo del Club de Ajedrez Calaf
Escudo del Club de Ajedrez Calaf

Àngel Ribera dando unas simultáneas en el Club de Ajedrez Calaf en 1949
11/9/1949 - Àngel Ribera, en una exhibición
de simultáneas en el Club de Ajedrez Calaf

(Foto: Archivo)

Sección de Ajedrez Alba

También he localizado su emblema en una carta fechada el 20 de diciembre de 1942 y firmada por el representante de la Comisión Deportiva, Jaume Boix, que por cierto era uno de sus líderes. Su sede estaba fijada en la calle General Primo de Rivera, 36, de Badalona.

Escudo de la Sección de Ajedrez Alba
Escudo de la Sección de Ajedrez Alba

Y esto es, a grandes rasgos, lo que he podido encontrar de todo este campeonato de España celebrado en Valencia, que dio el cuarto título a nuestro nunca olvidado Arturo Pomar y que hace muy poco tiempo que falleció. En esta crónica he mezclado otros asuntos que, si bien no se corresponden con el título de su encabezamiento, espero que también os hayan resultado agradables de leer. Esta es mi esperanza.

Joaquim Travesset
5 de septiembre de 2016

6 comentarios:

Pedro dijo...

Muy bonito el articulo.

jose a dijo...

Bueno ,interesante y bien documentado.
Felicidades

Ricardo Moyano dijo...

Felicidades

Ernest Josep Pallàs Garrido dijo...

Magnífico trabajo!

Joaquim dijo...

Pedro, jose a, Ricardo y Ernest... gracias por vuestro apoyo.

Joaquim dijo...

Me gustaría hacer una aclaración para evitar confusiones. De hecho, este campeonato de España individual fue el XXIII (23) y no el XIX (19) como indico al principio del artículo. Esto se debe a que en el programa editado por los organizadores, que podéis ver casi al principio de la crónica, indica XIX... y, como parece ser, está mal.



Jugar al ajedrez