Recomendaciones en Ajedrez 365

sábado, 28 de mayo de 2016

Clasificación del Problema de Ajedrez (V) - Problemas Retrógrados

Los problemas retrógrados podrían ser definidos como, aquellos a los que es necesario recurrir a los movimientos anteriores para poder solucionar el planteamiento del enunciado.

Problemas de ajedrez retrógrados

Su enunciado es múltiple y diverso y queda a merced de la voluntad de su autor. En un principio, no muy lejano, su enunciado solía ser:

Si las blancas retiran la última jugada que acaban de hacer, estarán en disposición de dar mate en N jugadas.

Traemos aquí una producción en consonancia con este enunciado, realizado para este trabajo, y para explicar de forma más coherente el raciocinio de su solución.

Problema de ajedrez retrógrado de José  A. López Parcerisa, Inédito (1976) – 2016 (7 + 5)
José A. López Parcerisa
Inédito (1976) - 2016
RETRÓGRADO - MATE EN 1
(7 + 5)


El enunciado a esta composición es exactamente el indicado: “Si las blancas retiran la última jugada que acaban de realizar, estarán en disposición de dar mate en una jugada.”

Por pura lógica, lo primero que intenta un solucionista es tratar de encontrar la última jugada blanca que han de retornar para poder dar mate en una jugada. Prontamente, siguiendo este camino, llega a la nítida conclusión que no hay respuesta a esta búsqueda. ¿Qué hacer pues? Queda otro camino que es el preguntarse por el anterior y último movimiento de las negras. Es fácil comprobar que las piezas negras existentes en el tablero no han podido realizar esta postrera jugada. Por pura necesidad deductiva tenemos que aceptar un hecho irrefutable. La pieza negra que realizó la última jugada de este bando fue capturada por la jugada blanca que se ha de devolver. ¿Y qué captura a devolver permite dar Mate? Por más vueltas que le demos solo existe una solución coherente, y esta no es otra que el rey blanco procedente de la casilla b5, capturase un peón negro en c5, peón que tenía que proceder de la casilla c7, ya que si hubiese procedido de la casilla c6, estaría dando jaque al rey blanco, y el rey blanco tenía que estar forzosamente en esta casilla b5 ya que desde otra no podría, tal como veremos, apoyar a su peón blanco en la jugada de mate. Por lo tanto rey blanco en b5, y las negras jugaron de c7 a c5. Siendo la solución 1.dxc6 (a.p.) y jaque mate.

Veamos a continuación un tema parecido pero con muy distinto enfoque y sin devolución de la última o cualquier otro número de jugadas.

Problema de ajedrez retrógrado de T. R. Dawson - Falkirk Herald - 1914 - MATE  EN  2
T. R. Dawson
Falkirk Herald - 1914
RETRÓGRADO - MATE EN 2
(11 + 6)


En esta composición también hay que recurrir a la postrera jugada negra y es evidente que solo existen dos posibles jugadas: d7 a d5 y la otra f7 a f5.

¿Y por cuál nos decidimos? Primeramente tenemos que contar las capturas que han tenido que hacer los peones blancos para lograr la posición que ocupan en el diagrama, y es notorio que el número de capturas es de diez piezas. Este dato es muy importante ya que nos dice que las diez capturas que realizaron los peones blancos, corresponde exactamente con las diez piezas negras que faltan en el tablero. Y alguno de los ocho peones blancos tuvo que capturar al alfil negro que partió de c8. Como conclusión debemos razonar que para que este alfil partiera para ser capturado, el peón negro de d7 tuvo que mover antes que el alfil para poder darle salida. Por ello, este peón no pudo realizar la última jugada y consecuentemente la última jugada tuvo que ser f7 a f5. Siendo la solución por tanto 1.gxe5 (a.p.) y mate a la siguiente jugada.

Veamos a continuación una composición de carácter retrógrado con una formulación totalmente diferente

Problema de ajedrez retrógrado de J. J. Mortensen - Ajedrez argentino – 1976 - MATE EN 1
J. J. Mortensen
Ajedrez argentino – 1976
RETRÓGRADO (SIN MATE)
(3 + 6)


La pregunta que el autor formula ante esta posición es: “¿Cuáles fueron las últimas dos jugadas, una de blancas y otra de negras?”

Veamos el razonamiento que nos da su autor en la respuesta a su propia interrogación:
“Necesariamente la torre negra de a3 estaba en c3, cubriendo el jaque de su alfil y capturó un caballo blanco en a3, pues es la única pieza que podía trasladarse en esta casilla, como puede comprobarse con un somero análisis. Así pues, las últimas jugadas fueron: Ca3 - Txa3+, y tal como ya refleja la posición, las blancas se cubrieron el jaque del alfil mediante c3.”
Utilizaremos una composición realizada exclusivamente para este trabajo, para poder mostrar una de las facetas bastante utilizadas en este tipo de análisis retrógrado, muy sencilla y didáctica.

Problema de ajedrez retrógrado de José  A. López Parcerisa, Inédito - 2016, MATE EN 2 (7 + 5)
José A López Parcerisa
Inédito - 2016
RETRÓGRADO - MATE EN 2
(5 + 2)


El clásico enunciado es: “Si las blancas retiran la última jugada que acaban de realizar, darán mate en 2 jugadas.”

La solución de esta composición utiliza tres recursos encadenados. El Primero es la devolución de una coronación. El segundo se apoya en el tipo de pieza negra que hay que devolver, y el tercero analiza el tipo de pieza a elegir para otra nueva coronación.

Veamos la solución: La jugada a devolver para lograr el mate en dos ha de ser imperiosamente una coronación (la octava línea es un filón para la inspiración de nuevas ideas), y esta tuvo que venir de un peón de las casillas c7, d7 o e7. Podemos descartar las dos últimas ya que ninguna consigue cumplir el objetivo, tal como se puede comprobar tras de un completo análisis, y también se podría descartar la captura cxd8 sino fuese por un “detalle” especial, si el peón no regresase a c7. Ahora que ya tenemos el peón en c7, es necesario saber que pieza negra es la que se devuelve y veremos que ha de ser forzosamente un caballo negro. Si se tratase de dama, alfil o torre, el mate en dos se haría imposible. Y por último es fácil dar mate en dos jugadas.

Resumiendo: Jugada que se devuelve cx(C)d8=C y el mate en 2 llega tras 1.c8=C+ Ra8 2.Cab6++.

El jaque que se produce en la primera jugada y que obliga a mover el Rey negro, impide el movimiento liberador del caballo de b8, es el “detalle” al cual hacíamos referencia unas líneas más arriba.

Actualmente la evolución de estilos de composiciones retrógradas viaja por caminos bien dispares, por lo que su tipificación debe ser tratada en otro trabajo más especializado.

Para los deseosos de la profundización retrógrada nos permitimos conducirlos a la lectura de dos magníficas obras editadas en castellano. Su autor es Raymond Smullyan y las mencionadas obras son: Problemas para Sherlok Holmes y Los misteriosos caballeros de Arabia (en algunas ediciones fue traducida como Los misteriosos caballos de Arabia), y que a no dudar serán un auténtico deleite para cualquiera que decida leérselas.

No cabe la menor duda de que la resolución y composición de problemas retrógrados son generatrices de la mejor gimnasia neuronal y un estímulo a la creatividad humana.

José Antonio López Parcerisa
Miembro de la SEPA
Sociedad Española de Problemistas de Ajedrez


Artículo anterior: Problemas de Ajedrez Ayudados o de Ayuda.

1 comentarios:

Joan Ramon Piqué dijo...

Parecería que los recursos en este tipo de problemas son limitados hasta llegar al último, que demuestra lo contrario.¡Espectacular! Enhorabuena.



Jugar al ajedrez