Recomendaciones en Ajedrez 365

viernes, 10 de junio de 2016

Clasificación del Problema de Ajedrez (VI), Problemas Sintéticos y Problemas de Serie

Problemas Sintéticos o Inversos a la Solución


Estos problemas se pueden considerar como anti-composiciones. Nos explicamos. Se parte de la idea de mostrar la solución del problema para que el solucionista acometa el proyecto de reproducir la posición inicial.

Problemas Sintéticos y Problemas de Serie

Consideramos que más que composiciones se trata de realizar una labor para el solucionista, ya que se suelen emplear composiciones de otros autores sin entrar a valorar ni su calidad ni su tipología, anteponiendo la necesidad de la variabilidad. Es decir, lo que se busca son composiciones con gran número de variantes, pues esta son necesarias para la localización de las piezas sobre el tablero. El trabajo de autor se limita a la búsqueda de las obras y a comprobar si la posición inicial es enteramente deducible, y si faltasen datos, a añadir aquellos que fuesen estrictamente necesarios para que el solucionista pueda finalmente confeccionar la solución.

A principios del siglo pasado, en la época en que se usaba para el problema de ajedrez la escritura doble algebraica (Ra7-b6), se podían acometer más problemas con menor número de variantes, ya que las piezas móviles quedaban pronto bien ubicadas y el trabajo se limitaba hacia aquellas que permanecían “Mudas” en la solución utilizada. Luego las cosas se complicaron bastante con el uso, influenciado por el registro de las partidas de ajedrez, de la notación descriptiva (R3C), con lo que esta modalidad llegó casi a su extinción, recuperándose otra vez con el uso mayoritario de la notación algebraica de uso preferente en la actualidad. Pero hay que reconocer que se trata de una producción muy por debajo de los temas que hemos expuesto en el texto que nos antecede.

Como ejemplo práctico haremos desfilar la solución de un problema con mate en dos jugadas.

Solución:

Clave 1.Tdd3 .

Si Af7 juega entonces 2.Dxf8++.
Si 1…Tf5 2.Dxf5++.
Si g3 juega 2.Dxf2++.
Si 1…Db4 2.Dxb4++.
Si 1…Tc4 2.Dxc4++.
Si 1…Ad4 2.Dxd4++.
Si 1…Cxb6 2.Dxc7++.
Si c7 juega 2.Dd6++.
Si 1…Te5 2.Dxe5++.
Si 1…Tg5 2.Dxg5++.
Si 1…Ae3 2.Dxe3++.
Si 1…Tc1 2.Dxc1++.
Si 1…Td5 2.Txd5++.
Si 1…Tc3 2.Tdxc3++.
Si 1…a5 2.Tb5++.
Si 1…Dxa4 2.Cxa4++.
Si Cf8 juega 2.Cd7++.
Si 1…Dxb3 2.Cxb3++.
Si 1…Ag1 2. Axg1++.

Como complemento enunciaremos las siguientes consideraciones:
  • En lª columna de las defensas, y dentro de esta, en la 1ª y última fila, reza: Af7 juega… y Cf8 juega. Pues queremos señalar, que entre las jugadas posibles existe en ambos caso la posibilidad de capturar la misma pieza blanca “muda” y en que el mate que se produce tras 1…Cx? 2.Cd7++, se trata de un mate “Espejo”, lo que quiere decir que el rey negro recibe mate sin tener ninguna pieza colocada, blanca o negra, en ninguna de las ocho casillas que le rodean.
  • Ninguno de los mates se realiza “a la descubierta”.
  • La composición es correcta. Sin más claves o duales en los mates expuestos.
  • En origen solo hay tres peones. Uno negro y dos blancos.
  • El la posición original aparecen 22 piezas, 11 de cada color.

Con todo lo expuesto, la posición inicial del problema es perfectamente deducible y para su comprobación final nos permitimos remitir al lector al problema de Meyer (ver diagrama) que con anterioridad dejamos sin solución, y del cual aseguramos ofrecerla más adelante. Este es el “Mas adelante”, y el problema de Meyer puede ser localizado dentro del artículo sobre los problemas de ajedrez directos, en donde se describen las cualidades del problema. Cualidad de Variabilidad.

Mate en 2 de H. F. Meyer, Sber Land, 1860
H. F. Meyer
Sber Land, 1860 (?)
MATE EN 2


Podríamos señalar que en esta modalidad de composición el tablero queda oculto por su propia solución.

Problemas de Serie


Son problemas en los que en un principio las blancas permanecen sin jugar mientras las negras efectúan una serie de jugadas después de las cuales las blancas efectúan un mate en un determinado número de jugadas.

Según esto su enunciado podría ser: Las Negras juegan X jugadas, y luego las Blancas dan mate en N jugadas.

Tal vez este tipo de problemas se encuentran rozando el límite de lo que conocemos como problemas ortodoxos, pero los hemos introducido en esta clasificación ya que estuvieron muy reconocidos en el centro de Europa y en los países del este europeo, y algunos compositores los reconocen como unos parientes lejanos de los ya descritos problemas de ayuda.

En su morfología de composición, las negras crean un exclusivo cuadro de mate de natural belleza, el cual es utilizado en la 2ª parte por las blancas para ofrecer un singular remate difícil de prever con la simple observación de la posición inicial.

En la segunda parte del problema, si N fuese mayor que uno, las negras ya no ayudarían a conseguir el mate. Su comportamiento seguiría los cánones establecidos para el problema directo. En ello radica la lejanía con respecto a las composiciones de ayuda.

Problema de ajedrez de serie de J. Kricheli, Feenschach - 1.966, 1º  Premio, (3 + 7)
J. Kricheli
Feenschach - 1.966
1º Premio
PROBLEMA DE SERIE
(3 + 7)


El enunciado de la composición dice: Serie de negras de 25 jugadas y mate en 1 jugada.

Las blancas deben dar mate en tan solo una jugada y para ello las negras precisan de 25 jugadas seguidas para preparar un cuadro de mate en que las blancas den mate en 1 jugada.

Realmente parece, a priori, imposible de cumplir. El compositor, sin embargo, ha urdido una muy oculta trama para llevar al monarca negro hacia la parte opuesta del tablero burlando la vigilancia de la dama blanca, y justo hacia una casilla en la que, con la colaboración del caballo blanco, se logre cumplir el enunciado.

La solución es:

1.c5 2.c4 3.c3 4.c2 5.c1=A

Como se verá, esta coronación es la única con validez para este viaje.

6.Ae3 7.Ag1 8.Ah2

Cubre a su torre para favorecer la salida del otro alfil. Este tipo de movimientos se conocen como cierre de línea.

9.Af1 10.Ac4 11.Af7

El alfil de casillas blancas ha llegado hasta la casilla en que cubrirá la primera salida del rey negro.

12.Rf8 13.Re8 14.Ac4

Este alfil ya ha cumplido la primera parte de su misión y regresa para el relevo de su compañero.

15.Af1 16.Ah3

Un nuevo cierre de línea. El otro alfil inicia el camino hacia su rey para completar su fuga.

17.Ag1 18.Ac6 19.Ae7 20.Rd8 21.Rc7 22.Ad6

El rey negro completará su viaje final.

23.Rb6 24.Ra5 25.Ab4

El alfil coopera cerrando la casilla de fuga y las blancas ponen el punto final jugando Da6++.

Hemos traído aquí esta hermosa composición, ya que ella, por si sola, demuestra de forma impactante que este tipo de problemas deben seguir existiendo. La belleza incomparable que encierra la temática que en él se desarrolla, solamente es posible plasmarla en este particular tipo de composiciones.

Con el estudio de esta composición damos por terminada la presentación de los llamados Problemas Ortodoxos, y pasaremos a la contemplación de otros tipos o maneras de seguir componiendo problemas cuya características son extraordinariamente particulares, pero que se hallan sujetos a las reglas del ajedrez y de las exigencias del mate en N jugadas. Composiciones, tal vez, de menor grado, pero no exentas de bellísimos matices y destellos de la genialidad del pensamiento humano.

José Antonio López Parcerisa
Miembro de la SEPA
Sociedad Española de Problemistas de Ajedrez


Artículo anterior: Problemas de Ajedrez Retrógrados.

2 comentarios:

José Antonio dijo...

Otro interesantísimo capítulo sobre las diversas modalidades de tratar aspectos relacionados con el mundo del Problema que debemos agradecer al amigo Parcerisa. Nada que objetar, aunque tal vez hubiera sido conveniente no publicar el diagrama del Sintético e invitar al lector a que él mismo lo reconstruyese, para mejor valorar y comprender las maniobras de la solución. En cuanto al problema Serie, una auténtica maravilla de imaginación y realización.

Gracias de nuevo, José Antonio, por tu esfuerzo en la divulgación de esta rama del Ajedrez.

Saludos, Coello

Joan Ramon Piqué dijo...

El problema de serie es una auténtica delicia. Superar los distintos obstáculos que plantea es un auténtico ejercicio de soberana tozudez, que ha de salir reforzada y complacida.
Gracias José Antonio y felicidades por la elección.



Jugar al ajedrez