Recomendaciones en Ajedrez 365

viernes, 28 de febrero de 2014

Finales de alfil (IV): alfil y peón contra alfil

Las reglas de Centurini


A finales del siglo XIX fue Centurini el que estableció dos reglas o conclusiones muy útiles en este tipo de finales.

Primera regla de Centurini
Primera regla de Centurini

Partiendo del diagrama anterior analizaremos la primera de ellas que dice: “La partida de ajedrez es tablas cuando el rey del bando en inferioridad es capaz de ocupar una casilla de color distinto a la del alfil enemigo por delante del peón.” Así en la posición del diagrama el juego es tablas después de Rd8 seguido de Re8.

En cuanto a la segunda conclusión establecía lo siguiente: “Si el rey del bando en inferioridad se encuentra detrás del peón puede conseguir tablas si es capaz de colocarse en oposición vertical al rey contrario atacando simultáneamente al peón y su alfil puede maniobrar a lo largo de sus dos diagonales. Por otro lado, la oposición en diagonal pierde en casi todos los casos.”

Segunda regla de Centurini
Segunda regla de Centurini

Si nos centramos en el ejemplo del diagrama observamos que tras 1.Ab4 Ah4 2.Ae7 Ae1 3.Af6 Ab4 las blancas no pueden progresar y la posición es de tablas.

Si nos fijamos en la circunstancia de la lucha por las diagonales en finales de este tipo, podemos concluir que los peones centrales son los menos peligrosos para el bando en inferioridad, mientras que la dificultad de la defensa aumenta con los peones de alfil, siendo los más favorables para el bando fuerte los de caballo.

El recurso defensivo del cambio de alfiles


Una tercera manera de conseguir tablas es cambiando los alfiles para llegar a un final de peón igualado. Veamos un ejemplo en el siguiente diagrama.

Final de alfil y peón contra alfil, tablas
Ejemplo de tablas con cambio de alfiles

La igualdad llega después de 1.Ae2 Rc8 2.Ab5 Rb8 3.Ac6 Ac2 4.Ad5 Aa4 5.Ac4 Ad7 6.Ab5 Axb5! 7.Rb5 Rc7 y tablas.

Otras reglas en los finales de alfil y peón contra alfil


Una regla bastante útil en este tipo de finales es la siguiente: “Si en la diagonal corta el alfil del bando inferior dispone de dos casillas libres, la posición es de tablas, mientras que en caso contrario se pierde.”

Otra elemento fundamental es la posibilidad de interceptar al rey evitando o retrasando que este pueda llegar a las casillas decisivas, algo que veremos en uno de los ejercicios finales.

Veamos ahora algunos ejemplos con peones en diferentes columnas.

Alfil y peón central contra alfil


Final de alfil y peón central contra alfil, tablas
Negras juegan y hacen tablas

1…Rc8, el rey se aleja del peligro (se amenazaba 2.e7+ ganando), 2.e7 Ae8! 3.Ac6 Ah5 4.Aa4 Ag6 5.Re6 Rc7 6.Rf6 Ah5 (tambien entabla 6...Rd6) 7.Rg7 Rd6 8.Rf8 Re5! con igualdad (como ejercicio podéis comprobar que otras jugadas distintas a 8...Re5! pierden).

Alfil y peón de alfil contra alfil


En este ejemplo aprenderéis una didáctica maniobra ganadora que todo ajedrecista debería dominar.

Final de alfil y peón de alfil contra alfil, ganan
Negras juegan y ganan

El negro debe avanzar el peón a f2 y conseguir llevar el rey a g1. 1…Rd4 2.Rb2 Re3 3.Rc1 Af3 4.Ae8 Ag4 5.Ac6 Rf2!, con el objetivo de ir a g3 y llevar el alfil a g2 para poder avanzar el peón a f2, 6.Rd2 Rg3 7.Ad5 Ah3 8.Ac6 Ag2 9.Ab5 f3 10.Re3 f2 11.Ae2 Ah3 12.Ab5 Rg2 13.Rf4 Rg1, objetivo conseguido, 14.Rg3 Af1 y podéis comprobar que las negras ganan fácilmente.

Alfil y peón de caballo contra alfil


Como hemos mencionado anteriormente, el peón de caballo es el más difícil de controlar y defender. En el siguiente ejemplo, si son las blancas las que juegan la victoria llega de forma sencilla (os dejo que lo comprobéis como ejercicio). Sin embargo, si son las negras las que juegan éstas se salvan con una maniobra algo complicada.

Final de alfil y peón de alfil contra alfil, tablas
Negras juegan y hacen tablas

1…Rc4 2.Ae4 Rc3 3.g5 Rd2 4.Rf6 Re3 5.Ag6 Ab5 6.Rg7, es la única forma de intentar progresar, 6...Rf4 7.Rh6 Rg3! 8.Ac2 Ae8 9.Ad1 Rh4 y tablas.

Alfil y peón de torre contra alfil


Por lo general estos finales terminan en tablas ya que el cambio de alfiles supone derivar en un final de peón de torre que es improbable que pueda ganarse (esto solo se consigue cuando el rey consigue ocupar la casilla crítica de siete caballo).

El mejor recurso para conseguir imponerse es interceptar al rey contrario. Veamos un ejemplo.

Final de alfil y peón de torre contra alfil, ganan
Blancas juegan y ganan

1.a6 Ab8 2.Af8 Aa7 3.Ah6 Ab6 4.Ag5 Rg7 (si 4...Aa7 5.Ah4 Ab6 6.Rg4 Rg6 7.Rf3 Aa7 8.Af2 Ab8 9.Re4 ganando) 5.Rg4 Rg6 6.Ah4 Aa7 7.Rf4 y el rey llega a g7 ganando.

A continuación os dejo algunos ejercicios con algunas pistas para ayudaros en su resolución. En el primero lo que hay que conseguir es cortar el paso al rey negro.

Final de alfil y peón de caballos contra alfil, ganan
Blancas juegan y ganan

En el segundo se trata de llevar al rey blanco hasta g8.

Final de alfil y peón de alfil contra alfil, blancas ganan
Blancas juegan y ganan

Y en el último hay que privar al alfil negro de dos casillas de la diagonal f8-h6 de manera que el negro entre en zugzwang.

Final de alfil y peón de torre contra alfil, blancas ganan
Blancas juegan y ganan

Por último, solo emplazaros a que pongáis vuestros análisis en los comentarios.

Artículos relacionados:
Alfil contra uno y dos peones.
Alfil contra tres peones.
Alfil y peón contra rey y peón.

0 comentarios:



Jugar al ajedrez